El espacio esférico. Sobre la obra de Luis Barragán.

Texto y fotografías: Arq. Aída Biagi.

El espacio esférico tiene la cualidad de ser una dimensión que contiene la totalidad. Un espacio en el que normalmente no se está. En el que se hace susceptible la apreciación sensible de fibras del ser, que usualmente permanecen dormidas. Y que al ingresar, se despliegan irremediablemente hacia un despertar. Después de lo cual, nos reconocemos expandidos, aunque quizás no comprendamos cómo ni por qué.

Estar en presencia de la obra del Arq. Barragán, es experimentar ese recinto que él proyectó y en el que dejó su estela. Desde el cual se nos otorga la oportunidad de tocar con esta habilidad que nace en su profunda relación con el espíritu de las cosas. Y que lleva a su visitante o morador, a tener la experiencia de una esfericidad. Lo que él construía era, un recorrido que conduce hacia la experiencia de un resguardo, una protección. Así que, con su obra, provoca el ingreso a ese espacio de refugio, en el que se encuentra uno en paz. Y al encontrar ese espacio de paz, se entra a la posibilidad de conexión con uno mismo. Esto es lo que su arquitectura produce. Eso es lo que no es producido por cualquier arquitectura.

12

Se dice que la Arquitectura es una disciplina de la tercera dimensión, porque se conforma construyendo espacios, dentro de un mundo material delimitado por altura, anchura y longitud. No todos los arquitectos que sí trabajamos en y con la tercera dimensión, logramos trasladar al que recorre nuestras creaciones, a una cuarta, quinta o más amplia, esférica experiencia de totalidad. Desde mi parecer, el hecho de que el Arq. Barragán haya podido lograr esto con muros y con dos tonalidades, o con todo lo que podamos pensar, hablar o discurrir, es decir, inventar, inferir o conjeturar acerca de su paleta compositiva y su personal manera de manejarla, esencialmente surge, de lo que él dominó en sí mismo: éste recorrido de encuentro con su propia paz. Porque él mismo logró ingresar en ese estado de paz. Por lo que cualquier cosa que él hiciera, parte de ese punto de encuentro consigo mismo que él logró en su vida. Y por ende, su creación vería reflejada esa contundente presencia que él vivió con plenitud en sí mismo.

Y eso se contagia, porque alivia y alegra a cualquiera.

3

Consciente o inconscientemente, trabajó voluntariosamente en este aspecto de su vida. En un juego constante y de la mano, con su producción arquitectónica, de planeación urbana y de sus negocios, dentro de un taller de trabajo en el que mezclaba y entretejía todo tipo de conversaciones con su momento presente y dentro de un amplio ámbito de diferentes especialidades y expresiones artísticas. Siempre en contacto y vínculo profundo con la Naturaleza, con su propio arraigo, con su tierra. Con un nutrido grupo de relaciones, siempre expansivo, de todo tipo de viajes y personajes que le permitía verse reflejado. Así como con sus espacios personales, a solas, con su propia literatura interna. Con su propio discurso. Con su propia luz.

Desde mi punto de vista, la creación de Barragán logra este espacio esférico, porque él logró vivirlo en sí mismo. Sin habérselo propuesto como un programa arquitectónico, o como un objetivo de su vida profesional. Simplemente, su propia esencia que fue evolucionando, cultivando y trabajando con el pasar de su experiencia de vida, eso, es lo que se proyectó a su vez, en su obra.

Mi sensación perceptiva es que sus jardines, eran esos espacios en los que él se permitía ese diálogo personal, quizás un poco a la manera de una meditación Ikebana[i], en el que él iba evolucionando con el cultivo y crecimiento de sus composiciones naturales, y era su vínculo con sus memorias de infancia y juventud que transcurrió en contacto con el campo, montado a caballo y haciendo caminatas en el México rural de principios del s.XX.

5

Como si su momento de intimidad que le lleva a la fuerza de estas experiencias, estribara en su primaria relación con la Naturaleza y sus ciclos. Y de allí, su necesidad de comprar terrenos para hacer jardines, para cuidarlos, observarlos e intervenirlos, o no. En la contemplación de éstos y de su ejercicio mismo, es donde se encontró a sí mismo en el centro de la esfera, en el que y desde el cual, se expandió al infinito, se hizo atemporal, se hizo plenamente libre, y se proyectó hacia todas las dimensiones que quiso abarcar.
La esfera contiene todas las dimensiones: la primera, la segunda, la tercera y así sucesivamente, hasta que la percepción del tiempo lineal desaparece y los límites de la física, del nacionalismo, del regionalismo, trascienden. Es por ello que su arquitectura se convierte en arte, y la experiencia del morador de sus espacios se convierte en poesía.

6

[i] Ikebana es un arte japonés, una disciplina basada en una forma de vivir en comunicación con la naturaleza en el que la naturaleza y la humanidad se unen. Un do o filosofía. El poeta japonés de Haikai, Matsuo Basho (1644-1694), escribió en uno de sus diarios, “Todos los que logran sobresalir en el arte poseen una cosa en común: una mente en comunión con la naturaleza a lo largo de las estaciones”. Se hace hincapié en otras áreas de la planta, tales como tallos y hojas, y llama la atención hacia la forma, línea, etc. La intención del artista detrás de cada disposición se ilustra a través de combinaciones minimalistas de colores de una pieza, las formas naturales, líneas elegantes y generalmente implica el sentido de la disposición. El silencio es una necesidad durante las prácticas de ikebana. Es un tiempo para apreciar las cosas en la naturaleza que las personas suelen pasar por alto debido a sus ocupadas vidas. Uno llega a ser más paciente y tolerante hacia las diferencias, no sólo en la naturaleza, sino también en general. Ikebana puede inspirar a identificar la belleza en todas las formas de arte. Este es también el momento en que uno siente la cercanía a la naturaleza que ofrece la relajación de la mente, cuerpo y alma.

7

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s